Ir al contenido principal

Administración de Justicia en Euskadi

Justizia Administrazioa Euskadin - Administración de Justicia en Euskadi
Estás en: Inicio > Víctima

Víctima

Son víctimas quienes han sufrido directa o indirectamente las consecuencias psicológicas, físicas, económicas y sociales de un hecho delictivo. Las dificultades de la víctima, sus sensaciones y expectativas suponen hoy motivo de preocupación para las personas que de alguna manera se hallan vinculadas a la Administración de Justicia, que intentan conocer con objetividad su situación y proponer un conjunto de acciones tendentes a disminuir el daño causado, que nos aproxima a su solución.

Emergencias: 112
Violencia sobre la mujer: 900 840 111

Cómo poner una denuncia

Si has sido testigo o sufrido algún tipo de agresión y quieres denunciarlo, acude a poner la denuncia al Juzgado de Guardia o a una comisaría de policía. Recuerda que si existe algún tipo de lesión se debe presentar un certificado médico del reconocimiento.

Consulta en cómo presentar una denuncia

Volver arriba

Cómo obtener Justicia Gratuita

Puede pedir Justicia Gratuita todo aquel que acredite que no dispone de suficientes recursos para pleitear.

Si necesitas un abogado/a y te encuentras en esta situación puedes realizar la petición al Servicio de Orientación Jurídica (SOJ) que se encuentran en los Palacios de Justicia de Bilbao, Donostia-San Sebastián y Vitoria-Gasteiz.

Para hacer la solicitud de Asistencia Jurídica Gratuita deberás hacer constar los datos que demuestren tu situación económica o la de tu familia, además de otra documentación que deberás aportar para completar la petición.

Volver arriba

Dónde acudir: Servicio de Atención a la Victima

Si eres víctima de cualquier tipo de delito puedes acudir al Servicio de Atención a la Victima (SAV) en el que ofrece ayuda en los ámbitos jurídico, psicológico y social.

Consulta todos los detalles sobre cómo solicitar la asistencia del SAV.

Volver arriba

Víctimas de violencia doméstica

El maltrato en el hogar que pueden sufrir las mujeres, los hijos e hijas e, incluso, las personas ancianas, comprende todos aquellos actos violentos repetidos que se producen en el seno de la familia, aunque el agresor ya no conviva en el domicilio: violación, maltrato físico, maltrato psicológico, abuso sexual, amenazas, intimidaciones, aislamiento social y económico...

La violencia también puede producirse en el interior de parejas del mismo sexo, personas que además se enfrentan a retos adicionales cuando se trata de conseguir ayuda. Si necesitas atención y asesoramiento en este sentido, puedes ponerte en contacto con Berdindu, Servicio vasco de Atención a Gays, Lesbianas,  Bisexuales y Transexuales adscrito al Departamento de Empleo y Asuntos Sociales.

Consulta en nuestra sección qué pasos no debes olvidar si tu familia se encuentra en esta situación de maltrato y quieres salir de ella.

Volver arriba

Qué es la justicia restaurativa

Según la ONU, la justicia restaurativa es una metodología para solucionar problemas, que se basa en el principio fundamental de que el comportamiento delictivo no solamente viola la ley, sino también hiere a las víctimas y a la comunidad.

Por eso, un proceso restaurativo es cualquier proceso en el que la víctima y el ofensor y, cuando sea adecuado, cualquier otro individuo o miembro de la comunidad afectado por un delito, participan en conjunto de manera activa para la resolución de los asuntos derivados del delito, generalmente con la ayuda de un facilitador.

La justicia restaurativa pone el énfasis en la reparación del daño causado por una conducta delictiva, proponiendo que las partes pueden llegar a una solución dependiendo de la gravedad del delito. No sustituye a la justicia retributiva (punitiva), sino que trata de avanzar hacia una justicia más humanizadora, incorporar el diálogo al funcionamiento del sistema penal para atemperar las consecuencias violentas del delito sobre la víctima, así como las infligidas por la intervención institucional sobre la persona infractora.

La víctima como protagonista
En el proceso penal, el Estado se erige como representante del interés público y la víctima muchas veces es empujada fuera del escenario. En estos casos la pérdida para la víctima es doble, primero frente al delincuente y segundo al no poder participar plenamente en el proceso.

La justicia restaurativa, al reconocer a la víctima y devolverle el protagonismo que merece y velar por la cobertura de sus necesidades, puede ampliar las funciones asignadas al sistema penal mediante la reparación del daño en todas sus modalidades (patrimonial, simbólica, emocional).

Justicia restaurativa y su instrumento privilegiado: la mediación

Ambas consisten no en un mero incorporar a la víctima al vigente
modelo de justicia penal, sino en reformularlo desde la víctima y
sus necesidades, además de alcanzar el objetivo de la pacificación
social y la rehabilitación y reinserción social de la persona infractora.

Mediación

Servicio de Mediación Intrajudicial

En Euskadi, existe este Servicio que
ofrece un método alternativo a la vía
judicial para la resolución de los
conflictos que llegan a los Juzgados
y Tribunales. Infórmate.

Volver arriba