Ir al contenido principal

Administración de Justicia en Euskadi

Justizia Administrazioa Euskadin - Administración de Justicia en Euskadi
Estás en: Noticias

Noticias

El 78,1% de los expedientes finalizados en los Servicios de Mediación Familiar en 2016 se cerraron con un acuerdo

31 de marzo de 2017

La Viceconsejera de Políticas Sociales, Lide Amilibia, ha presentado en Vitoria-Gasteiz la Memoria anual del Servicio de Mediación Familiar del Gobierno Vasco. En la memoria se recoge que “el 78,1% de los expedientes finalizados en 2016 en los servicios públicos de mediación familiar se cerraron con un acuerdo sobre la situación planteada originalmente, lo que en muchos casos evitó que las personas usuarias del servicio tuvieran que iniciar la vía contenciosa”.

En opinión de la viceconsejera, que ha estado acompañada por el Director de Política Familiar y Desarrollo Comunitario, Ernesto Sainz Lanchares, y Cristina Merino, responsable del Servicio de Mediación Familiar, “la mediación previene el desgaste emocional que supone a las partes someterse a un contencioso, lo que hace que los acuerdos sean más respetados y duraderos que en las resoluciones judiciales”. En este sentido, la Memoria de 2016 presentada hoy confirma que, trascurrido un año, un 94% de las personas usuarias siguen responsabilizándose de sus acuerdos, lo que pone de relieve el efecto instructivo y educativo de la mediación.

El Servicio de Mediación Familiar (SMF) es un servicio público, gratuito y voluntario que el Departamento de Empleo y Políticas Sociales pone a disposición de las personas inmersas en un conflicto familiar, ya sea por ruptura de la pareja (matrimonios o de parejas de hecho) o por otras circunstancias surgidas en el entorno familiar, como los conflictos entre progenitores y sus hijos e hijas, entre la familia biológica y la familia de acogida, los existentes entre las familias por causa de herencias, los que se derivan de negocios familiares, etc. Este servicio está disponible en los tres territorios.

Las delegaciones del SMF están integradas por equipos de mediadoras y mediadores familiares de carácter interdisciplinar, así como de especialistas en los ámbitos social, psicológico y jurídico cuyo objetivo principal es ayudar a las partes a alcanzar por sí mismas soluciones amistosas a sus conflictos.

El primero de ellos entró en funcionamiento en Bilbao, en 1996, y posteriormente se incorporaron a la red las oficinas de Donostia y Vitoria-Gasteiz, estas últimas en 2012. Desde entonces, la apuesta por el diálogo como vía para resolver los conflictos familiares no ha parado de crecer, al igual que el grado de satisfacción alcanzado por el servicio, que cada año es mayor.

Los datos se recogen en la Memoria anual del Servicio de Mediación Familiar del Gobierno Vasco. En 2016, las delegaciones del Servicio de Mediación Familiar atendieron a 10.666 personas en los tres niveles de intervención existentes (premediación, mediación y seguimiento), lo que conllevó la apertura de 2.028 expedientes (1.153 en Bizkaia, 453 en Araba, y 422 en Gipuzkoa), lo que supone un incremento del 7,8% respecto al año anterior.

El 88,8% de las mediaciones realizadas por los especialistas tuvo su origen en los conflictos de ruptura de pareja. Ese porcentaje, que en cifras absolutas equivale a 913 mediaciones, refleja un incremento del 4,8% respecto al año anterior (869 mediaciones en 2015) y del 11,3% respecto a 2014 (820 expedientes). Cada una de ellas requirió de media cuatro sesiones para llegar a algún tipo de acuerdo sobre, por ejemplo, el convenio regulador, la organización familiar cuando no hay convivencia entre los progenitores, el inicio de una terapia de pareja, la recuperación de la propia relación de pareja, etc.

El resto de mediaciones realizadas por las oficinas del SMF fue debido a conflictos familiares relacionados con la convivencia familiar; por ejemplo, personas en situación de dependencia, relación con nietos y nietas, conflictos por herencias, negocios o de convivencia.

Incremento de las custodias

La Memoria del Servicio de Mediación Familiar de 2016 refleja un incremento significativo del modelo de custodia compartida, con periodos semanales, quincenales, mensuales o incluso con otras modalidades totalmente adaptadas a las necesidades de las familias. En Bizkaia se ha producido un incremento de la custodia compartida del 9 puntos en el último año (del 23,5 al 32,5%), en Gipuzkoa se ha pasado del 34,4 al 36,5%, mientras que en Álava/Araba esta modalidad ha experimentado una recesión, al pasar del 42 al 36%, aunque en porcentaje sigue a la cabeza junto a Gipuzkoa.

A pesar de que la custodia compartida va ganando adeptos con el paso de los años, sigue siendo la custodia exclusiva, y especialmente la ejercida por la madre, la más representada en los acuerdos de mediación (un 65% para la madre frente a un 2,5% para el padre en 2016).

“En los expedientes de mediación por ruptura de pareja con hijos e hijas menores la distribución de los tiempos en la custodia es uno de los acuerdos más significativos de los procesos de mediación” destacan fuentes del Departamento de Empleo y Políticas Sociales. Estos procesos se trabajan desde la corresponsabilidad, por lo que todas las custodias se consensuan entre el padre y la madre, y buscan en la mediación el espacio de diálogo idóneo para debatir el modo de organizar la nueva situación familiar.

Seguimientos

El trabajo de las delegaciones del Servicio de Mediación Familiar no finaliza con la firma del acuerdo. La fase del seguimiento resulta fundamental en la intervención con las partes en conflicto, ya que permite conocer, tanto la evolución de las personas respecto a los acuerdos, como el grado de satisfacción respecto al procedimiento realizado.

En los últimos tres años se ha observado un aumento de los procesos de seguimiento, lo que refleja la satisfacción y la confianza que las personas usuarias depositan en las respectivas sedes del Servicio de Mediación Familiar, ya que tras finalizar un proceso de mediación vuelven a confiar en ellos para abordar su situación familiar. En 2016 se realizaron 547 expedientes de seguimiento, 86 más que en 2013.

Comenta la noticia


No será publicado