Ir al contenido principal

Administración de Justicia en Euskadi

Justizia Administrazioa Euskadin - Administración de Justicia en Euskadi
Estás en: La Justicia > Mediación Intrajudicial > El procedimiento

Mediación Intrajudicial

Cómo se lleva a cabo el procedimiento

Inicio

Para que se active el proceso de mediación intrajudicial es necesario que el conflicto haya llegado al juzgado. Una vez que el órgano judicial está conociendo del asunto puede derivarlo al SMI, bien de oficio, bien porque los solicitan las partes o el propio SMI, oído el Ministerio Fiscal.

En este momento se comunica a la/s persona/s denunciada/s y denunciante/s. El SMI se pone en contacto telefónico con las partes, a fin de tener una primera entrevista informativa y recabar de ellas el consentimiento informado a participar en el procedimiento de mediación.

Fase de acogida

Si las dos partes han consentido iniciar el procedimiento, se pone en marcha esta fase de acogida que consiste en una entrevista individual con cada una de las partes en conflicto.

Se les informa del contenido y naturaleza del proceso de la mediación:

  • Partes que participan
  • Duración estimada
  • Forma de realización
  • Normas y funciones de la persona mediadora (neutralidad, imparcialidad, confidencialidad y objetividad)
  • Posibles efectos e incidencias en el procedimiento judicial

En estas entrevistas individuales el SMI puede recabar de las partes la percepción de los hechos, vivencias, emociones, miedos, actitudes y posibles consecuencias en relación con la otra parte, así como el interés, necesidad y capacidad para someterse al proceso.

La persona mediadora deberá conocer de la persona acusada su situación específica con la Justicia y los posibles beneficios que puede lograr, así como el nivel de responsabilidad asumido respecto del delito y las consecuencias del mismo.

De la víctima podrá tener conocimiento de las emociones, daños padecidos, consecuencias derivadas del delito y necesidad e interés en ser reparada.

Con esta información, la persona mediadora valorará si procede o no iniciar la fase de encuentro dialogado, con base en la existencia del conflicto y su dimensión, observando que la mediación no sea perjudicial para ninguna de las partes y que el verdadero interés de las partes sea el de buscar una solución al conflicto, basado en el diálogo, el respeto, el reconocimiento de la verdad y la reparación.

El SMI, cuando lo considera necesario, ofrece información a las partes sobre las posibilidades de acceso a otros Servicios de Cooperación con la Justicia (Servicio Vasco de Gestión de Penas y Servicio de Atención a la Víctima). Asimismo, con el consentimiento de la persona afectada, puede recabar de dichos Servicios información útil al procedimiento de mediación.

Fase de encuentro dialogado

Esta fase consiste en la entrevista conjunta con las dos partes, si ambas lo desean y la persona mediadora lo considera posible, puesto que se puede llegar a un acuerdo sin que la víctima y la persona infractora se vean físicamente, utilizando otras formas de comunicación indirectas. Esta fase puede durar una o varias sesiones, según la complejidad del caso, la situación emocional de las partes o el número de víctimas. Se aplican las técnicas de la mediación controlando los niveles de tensión, asegurando a las partes el uso de la palabra, aclarando opiniones, resumiendo y traduciendo las mismas.

Fase de acuerdo

Después del encuentro dialogado, y si las partes alcanzan una decisión común basada en su convicción e interés, se redacta un documento en el que quede plasmado el Acuerdo de reparación, que llevará implícito un "Plan de reparación"; acuerdo que se comunicará al Órgano Judicial y Ministerio Fiscal a los efectos oportunos.

En caso que se concluya sin acuerdo, el SMI informará también de esta circunstancia al Juzgado y Ministerio Fiscal, respetando la confidencialidad de lo tratado.