Ir al contenido principal

Administración de Justicia en Euskadi

Justizia Administrazioa Euskadin - Administración de Justicia en Euskadi
Estás en: La Justicia > Justicia Restaurativa

Justicia Restaurativa

La Justicia Restaurativa es un modelo alternativo de Justicia cuyo objetivo es reparar el daño causado a la víctima. El principal instrumento de la Justicia Restaurativa es la mediación, se trata de un proceso en el que interviene siempre una tercera persona ajena al conflicto que media entre víctima y la persona denunciada para que esta última ayude a la víctima a superar la situación que ella misma ha originado.

Según la ONU, la Justicia Restaurativa es una metodología para solucionar problemas, que se basa en el principio fundamental de que el comportamiento delictivo no solamente viola la ley, sino también hiere a las víctimas y a la comunidad.

Y es que en ocasiones, la pérdida para la víctima es doble: primero frente al infractor o infractora y segundo al no poder participar plenamente en el proceso penal.

En este sentido, la Justicia Restaurativa reconoce a la víctima, le devuelve el protagonismo que merece y amplía las funciones asignadas al sistema penal mediante la reparación del daño en todas sus modalidades (patrimonial, simbólica o emocional).

Compromiso del Gobierno vasco

El pasado junio, durante la celebración en Donostia del primer Congreso Europeo "Justicia Restaurativa y Terapéutica: hacia innovadores modelos de Justicia", el Gobierno vasco se comprometió a implantar en Euskadi un modelo judicial restaurativo más moderno, efectivo y humano que el modelo punitivo tradicional, que está orientado sólo a perseguir, castigar y apartar de la sociedad a las personas que han causado daño. Entre sus beneficios, el Gobierno vasco destaca que los nuevos métodos de Justicia Restaurativa contribuyen a aliviar la carga de los tribunales, agilizar la impartición de Justicia y racionalizar el uso de los recursos públicos.

Y es que la Justicia Restaurativa pone el énfasis en la reparación del daño causado por una conducta delictiva, proponiendo que las partes puedan llegar a una solución dependiendo de la gravedad del delito. No sustituye a la Justicia Retributiva (punitiva), sino que trata de avanzar hacia una Justicia más humanizadora, incorporando el diálogo al funcionamiento del sistema penal para atemperar las consecuencias violentas del delito sobre la víctima, así como las infligidas por la intervención institucional sobre la persona infractora.

Donostia acogió en junio de 2016 el primer Congreso Europeo